Chile después de la Copa América:

CAÑA MALA

Termina el torneo más importante del continente a nivel de selecciones y, a diferencia de sus últimas dos versiones, no salimos campeones.  ¿Nos mareamos con el éxito? A ésta y otras preguntas invita esta columna, que revisa hitos claves de un proceso que parece dejar más inquietud que calma.

Por *Bernardo Guerrero, sociólogo, desde Iquique.

Dos veces campeones de América no es poca cosa para el fútbol chileno. Acostumbrados a que la copa se mira y no se toca, disfrutamos dos veces, tocando el cielo, gritando “somos los mejores”.

Se celebró como hay que hacerlo. Lo malo es que la caña mala aun nos dura. Larga resaca de esa fiesta continental. No estábamos acostumbrados a tantas luces, a tanto flashes, a tanta exposición. El mundo se nos puso a nuestros pies, se nos arrodilló, “como París ante ti”, según la canción de Sandro. Nos envidiaban como jugaban los nuestros. Nos hacían el quite. Por fin la hegemonía ríoplatense se cuestionaba. La tristeza de Messi era nuestra alegría, la muestra evidente de nuestra superioridad. En el camarín de Lima, rayaron “Por aquí pasó el campeón”. Pésima idea. Revivió la invasión y el saqueo a Lima a fines del siglo XIX en la mal llamada guerra del Pacífico –que en rigor fue la guerra del Salitre, una que no ganó Chile–.

El camarín, ese oráculo, esa especie de caverna de Platón, el lugar donde se guardan los secretos como el código da Vinci se transformó en el código de Vidal. Y con él sus seguidores.

Pero alguien rompió el secreto a voces.

Siempre hay un Judas en esos círculos.

Bravo arrastra la culpa y el pecado. Se le crucificó, primero con el silencio y luego con los afilados clavos del descrédito. Sacó la voz el Gary y pidió habláramos de fútbol, como si este deporte consistiera tan solo en correr tras el balón.

Y no fuimos a Rusia.

Rueda, dubitativo, con sus llantas pinchadas, no atina a encontrar el once ideal y cuando creyó encontrarlo, apareció Perú. Ningún peruano rayó en el camarín “por aquí pasó el Inka”.

La caña mala, la resaca, se nos decía en el barrio,  se pasa con una ducha con agua fría y con un par de aspirinas.

Pero esta caña mala, es más feroz.

De el eclipse donde algunos gritaron el ce-ache-i, pasamos a la oscuridad absoluta.

¿Qué hace Cecilia Pérez en el Ministerio del Deporte?

Cambalache ministerial ante agitación popular: ¿Qué hace Cecilia Pérez como ministra del Deporte? Declaración pública. Por: Centro de Estudios Socioculturales del Deporte (CESDE) El estallido social que acontece en Chile desde el 18 de octubre de 2019 ha obligado a...

leer más

Aniversario 127 años. Wanderers, más que 90 minutos

Aniversario 127: Wanderers, más que 90 minutos El 15 de agosto de 1892 se originó Santiago Wanderers, un club que en sus tres siglos se presencia ha conocido de luces y sombras, generando una ferviente devoción popular. En este artículo, la socióloga Carolina Cabello...

leer más

LA CANCHA AHORA BRILLA

LA CANCHA AHORA BRILLA El fútbol gusta tanto jugarlo como escribirlo. Aquí va una selección de cuentos que discurren en elitización, en las mujeres, Palestina y las desventuras que se viven adentro y fuera de la cancha. Por Pamela Jáuregui Tobar socióloga. COMPLEJO DE...

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *